El artista

Retratos por encargo

Y así se enfrenta al desafío de nuevos motivos, que son nuevos caminos por recorrer, reflejando cuando menos parte de las emociones que siente ante lo que ve, frente a lo que le llama.

Crespo pinta así paisajes, marinas, retratos, la Naturaleza en las distintas estaciones, con sus diversos ropajes, y también los rostros de las gentes, buscando encontrar primero, y llevarlo después a la tela, el secreto de cada uno. El de unas rocas aparentemente dispuestas por el azar junto a las olas que rompen en ellas; el de unos árboles, acaso hechos bosque, que desafían al viento en la placidez de una llanura, o el de una cara sin edad, porque todas lo guardan celosamente, concentrado en un gesto, en una mirada.

Luis Crespo es un revelador de secretos, con ayuda de la luz, su gran aliada, y lo es, acaso, porque ha guardado celosamente el suyo propio. Porque el pintor lleva años, muchos años, realizando retratos por encargo, desde sus primeras exposiciones en Salamanca, pasando por sus experiencias con las técnicas más vanguardistas, lejos del realismo y del naturalismo que hoy son sus pilares fundamentales, y por su duro aprendizaje, con humildad e insistencia, de las técnicas más tradicionales y, al tiempo, más perennes y más actuales. Crespo quería aprender a pintar para ser pintor de Madrid. Toda una gran preparación para llegar a ser un pintor de su ciudad. Hoy, Luis Crespo se siente capaz de cumplir su gran deseo, de alcanzar su meta, que no es otra que pintar las calles, los paseos y los parques de su villa natal.

En Luis Crespo ha habido, desde sus inicios como intérprete de luces y colores, un afán de cercanía a paisajes y figuras, de ajuste a la imagen del mundo más cercana, a las gentes inmediatas. Primero la acuarela y luego el óleo, fueron su manera de aprisionar la realidad y hacerla eterna, buscando la emoción de la belleza y su sentimiento. Sus paisajes, siendo testigos evidentes, están liberados de viejos compromisos con la realidad, y sus retratos tienen una vibración singular de humanidad, plasmados con una técnica que los años y los pinceles han hecho cada vez más depurada, yendo más allá de la fugacidad reconocible de un gesto, hasta llegar a la emoción que deriva de una intimidad captada. A Luis Crespo, paisajista por devoción en más de un país europeo y retratista por vocación frente a cientos de rostros y figuras, le han acompañado las alas durante toda una vida profesional, y el pintor ha rendido homenaje a los aparatos que pilotó, surcando unos aires mil veces aprehendidos por su arte, y a los ingenios de defensa que tripulan los que fueron y serán siempre sus compañeros. Hoy, Crespo, poseedor de una técnica notable, es un pintor de sentimientos, que cristalizan en una marina o en un rostro largamente estudiado, matizado una y otro por la luz y los colores que movieron un día su vocación.

 


Crespo Arte

Retratos por encargo

C/Madrid, 71 3º B-1

28092 Getafe MADRID

info@lcrespoarte.com

+34 650 511 912

Aviso Legal

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar